Seleccionar página

Jaén es el territorio europeo que cuenta con una mayor concentración de fortalezas y el segundo en el mundo entero, solo superado por la vieja Palestina

 

Por su carácter icónico, por su localización en lugares privilegiados y por tratarse de construcciones impresionantes y de gran altura los castillos son uno de las construcciones que más llama la atención de los turistas. Si es de esos visitantes que gozan asomándose entre las almenas de la torre del homenaje y está interesado en los secretos de la vida militar en la Edad Media, la provincia de Jaén es su destino ideal.

La provincia de Jaén reúne en su territorio múltiples cientos de castillos, fortalezas y estructuras protectoras medievales y, en verdad, prácticamente los noventa y siete ayuntamientos jiennenses tienen una o bien múltiples de estas construcciones militares centenarias. El motivo de esta infrecuente concentración se halla en la condición de tierra de frontera a lo largo de 2 siglos y medio entre cristianos y musulmanes, en tanto que el proceso de la Reconquista se atascó a lo largo de decenios y los dos bandos se dedicaron a fortificar sus situaciones fronterizas.

En verdad, muchos de los castillos fueron construidos por el bando musulmán a lo largo de los siglos XII y XIII, cuando los almorávides y sus sucesores, los almohades, imitaron las viejas fronteras fortificadas del imperio romano en un agobiado intento por frenar el avance de los reinos cristianos del Norte. Sobre ese sistema de fortificaciones levantaron después los cristianos el suyo, habitualmente remodelando y ampliando las fortalezas conquistadas a sus oponentes.

Merced a esta extensa actividad militar, en la provincia de Jaén se levantan ciertos castillos más pasmantes de España. Uno de ellos, la fortaleza de Burgalimar en Baños de la Encina, puede alardear de ser la segunda más vieja de Europa, puesto que comenzó a construirse en el año novecientos sesenta y ocho, como lo prueba una inscripción grabada en la puerta, cuyo original se conserva en el Museo Arqueológico Nacional de la capital española. Este pasmante conjunto fortificado, compuesto por una robusta muralla, 14 torres de temporada almohade y una torre del homenaje construida por los cristianos, apenas ha sufrido cambios con el paso del tiempo.

Al sur de la provincia es posible hallar un conjunto arquitectónico pasmante, la urbe fortificada de La Mancha, en Alcalá la Real, un extenso circuito protector datado en temporada nazarí (siglos XIII y XIV). El perímetro amurallado, uno de los más extensos de toda Andalucía, cobijó una auténtica urbe andalusí, con mezquita mayor, alcazaba, zona residencial y su mercado. El día de hoy, tras intensos trabajos de excavación y restauración llevados a cabo en los últimos tiempos, el visitante puede recorrer sus impresionantes puertas de acceso, sus torreones y dependencias como una bodega. La edificación más importante en el circuito es la iglesia abacial, un templo gótico renacentista construido más tarde.

La provincia de Jaén acumula tantos castillos que muchos de ellos están dedicados a los usos más distintos. Por poner un ejemplo, la fortaleza de Hornos de Segura, datada entre los siglos XII y XIV, cobija el día de hoy el Cosmolarium, un moderno centro de interpretación de la astronomía que tiene hasta un planetario. Su adecuación como Centro de Interpretación Astronómica se debe a la genial situación por su altitud, escasa densidad de población y genial visibilidad, para la observación de los cielos.

Muy cerca de allá se halla el impresionante castillo de Segura de la Sierra, en el que se puede visitar un museo sobre la vida en la Edad Media y cuya torre del homenaje se emplea como pista de despegue para los pilotos de parapente que participan en el Festival Internacional del Aire. El carácter singular de los castillos los transforma en espacios idóneos para acoger distintas actividades culturales y lúdicas, como es el caso del situado en Canena, que fue transformado en un lujoso palacio por Andrés de Vandelvira en el siglo XVI. En nuestros días, su bello patio renacentista acoge muchos de los conciertos del Festival de Música “Villa de Canena”.

La urbe de Jaén tiene una de las fortalezas más conocidas de la provincia, el castillo de Santa Catalina, cuyo circuito cobija el Parador de Turismo de Jaén, escogido como uno de los diez mejores hoteles castillo de toda Europa. El sitio debió impresionar al militar y político francés Converses de Gaulle, que escogió esta fortaleza para redactar una parte de sus memorias en el año mil novecientos setenta.

Otros castillos en genial estado de conservación y que merecen ser visitados son los de Alcaudete, Lopera, Jódar, Cazorla o bien La Iruela, que resalta por su increíble localización al filo de un abismo. Más los castillos no solo se hallan en los presentes centros urbanos, sino están repartidos por abundantes campos rurales de la provincia, como puede ser el caso del castillo del Serpientes, del Berrueco o bien de Otíñar.

En los últimos tiempos, la Diputación Provincial de Jaén ha puesto en marcha un programa turístico llamado “Ruta de los castillos y las batallas”, con el que ha efectuado mejoras en las construcciones para facilitar su visita, aparte de organizar actividades culturales y de ocio cada verano.

Scroll Up